Los peligros de los mariscos | Artículos | anuncioclasificados.net

Los peligros de los mariscos



Con un bajo contenido de grasa saturada y ricos en nutrientes esenciales como proteínas, hierro y omega-3, los mariscos son considerados una opción saludable para el corazón por la mayoría de los adultos, según expertos. A pesar de los nutrientes saludables que los mariscos suministran, consumirlos en exceso, crudos o cocidos, acarrean riesgos potenciales para ciertas poblaciones, incluyendo las personas con un sistema inmunológico debilitado, ancianos, mujeres embarazadas y niños pequeños.

Cocer bien los mariscos mata las bacterias causantes de enfermedades (Hemera Technologies / AbleStock.com / Getty Images)

Mercurio en mariscos

El mercurio ocurre naturalmente y también es liberado por la contaminación industrial y se transforma en metil mercurio en el agua que los mariscos ingieren al alimentarse. Cuando los mariscos se consumen en exceso, el mercurio puede acumular en su torrente sanguíneo a lo largo del tiempo, causando daño a los riñones y al cerebro. Aunque los niveles elevados de mercurio son potencialmente perjudiciales para las mujeres embarazadas y los órganos y el cerebro de los fetos en desarrollo, los expertos alegan que la ingestión moderada de mariscos con bajo contenido de mercurio durante el embarazo no demuestra causar problemas o complicaciones médicas. Algunos mariscos con bajo contenido de mercurio, según expertos, incluyen camarones, vieiras, almejas y ostras, con niveles máximos de mercurio que varían de 0,05 partes por millón (ppm) a 0,250 ppm. La langosta norteamericana tiene una cantidad de mercurio significativamente mayor, llegando a 1,310 ppm.

Mariscos crudos x cocidos

Comer mariscos crudos es especialmente arriesgado para ciertos individuos de alto riesgo, como los ancianos, los niños y las personas con condiciones médicas. Incluso las bacterias naturales en moluscos de cultivo aprobados por órganos especializados pueden causar problemas médicos e incluso la muerte, y por eso los expertos recomiendan la cocción completa para matar las bacterias antes del consumo. Desafortunadamente, la cocción no elimina todos los riesgos. Algunas biotoxinas potencialmente mortales como toxina paralizante no son eliminadas por la cocción o congelación, de acuerdo con el sitio The Wall Street Journal.

Reacciones alérgicas

Según expertos, las personas son alérgicas a los mariscos en diferentes grados y las reacciones pueden variar. Algunos pueden experimentar sólo picazón, mientras que otros pueden sufrir de diarrea, vómitos o dificultad para respirar. Algunas personas son alérgicas a todos los mariscos, y otros son alérgicos a un tipo específico. Las dos familias principales incluyen los crustáceos y los moluscos. Algunos ejemplos de crustáceos son cangrejos, langostas, cigalas, camarones, ejemplos de moluscos incluyen almejas, mejillones, ostras, vieiras, caracoles, abalone, calamares, chocos y pulpos.

Los microorganismos causantes de enfermedades

Muchos microorganismos causantes de enfermedades están naturalmente presentes en los ambientes acuáticos habitados por mariscos. Cepas de Vibrio hollisae, mimicus Vibrio y Vibrio parahaemolyticus, por ejemplo, pueden causar gastroenteritis, o una infección del estómago y del intestino, con síntomas de diarrea y vómito. Mientras que la gastroenteritis a menudo se cura por su propia cuenta, la cepa vulnificus del microorganismo vibrio que ocurre naturalmente en ostras crudas puede causar septicemia, una infección grave en la sangre, resultando en fallo de órganos y muerte.

Mariscos contaminados

Los mariscos pueden ser contaminados por la contaminación de las aguas residuales en su entorno, o después de la cosecha por manipuladores, equipos y ambiente de procesamiento. Los mariscos crudos cosechados de aguas contaminadas por alcantarillado pueden llevar microorganismos que causan gastroenteritis, fiebre tifoide, cólera y hasta hepatitis A, según expertos. Los manipuladores, equipos y ambientes sin higiene pueden contaminar los peces, incluso cocidos, causando gastroenteritis.

Artículo Anterior

Cómo configurar el acceso a Internet en un HP iPAQ

Artículo Siguiente

Cómo pintar una puerta de garaje de metal para parecer madera